OPINIÓN: ¿QUÉ VIENE PARA EL SECTOR VIVIENDA?

Horacio Urbano

Fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas inmobiliarios y urbanos.

En años recientes nos hemos acostumbrado a ver la vivienda como un poderoso motor de la economía, sobre la base de programas que suponen inversiones anuales del orden de 480,000 millones de pesos, los cuales permiten generar más de un millón de acciones, entre las que hay que incluir cerca de 450,000 nuevas viviendas.

El cambio de gobierno abre la puerta a preguntar si este dinamismo habrá de mantenerse y, si ese fuera el caso, si se haría bajo las mismas bases que se ha hecho hasta ahora.

Y pareciera que ya hay claridad como para establecer que la vivienda seguirá siendo un motor de México, manteniendo las fortalezas que la han consolidado entre las actividades productivas más fuertes en la economía nacional, pero agregando dos variables que han sido anunciadas como prioridad tanto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, como por Román Meyer Falcón, quien será titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la próxima administración.

Estas dos prioridades serán: privilegiar en la atención a los segmentos de menores ingresos y apostar por el mejor aprovechamiento del territorio, así como por la planeación urbana.

Ya dijo Meyer Falcón que la próxima administración tendrá la meta de agregar un millón de acciones por año a lo que actualmente se genera en el sector, dirigiendo este incremento a los más pobres y fundamentalmente a programas de mejoramiento de vivienda.

La idea es mantener la fortaleza de Infonavit y Fovissste que, en conjunto, originan más de 600,000 créditos para vivienda al año, y trabajar con la banca para mantener e incluso incrementar su producción anual para esta actividad, que actualmente se traduce en más de 100,000 créditos, que representan una inversión de aproximadamente 150,000 millones de pesos.

Es muy importante recalcar que, de acuerdo con Meyer Falcón, el objetivo de mejorar la atención a los más pobres y a quienes hoy no son derechohabientes de Infonavit y Fovissste, no implica debilitar el desempeño que ya tiene el sector en segmentos de mayor valor.

Por lo pronto, a partir del resultado electoral, de la entrega de la constancia de mayoría al Presidente Electo y del inicio del proceso de transición, cabe esperar que el equipo que habrá de conducir al sector profundice en perfeccionar los modelos que habrán de buscar implementar a partir del 1º de diciembre.

Pero las perspectivas son positivas para el sector, ya que todo apunta, buscará cumplir su objetivo social, al mismo tiempo que mantiene su fortaleza como actividad económica.

Porque a fin de cuentas, México necesita que la vivienda atienda las necesidades de los mexicanos… Y necesita también el impulso a la economía y los empleos que esto implica.

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.
Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend