Por qué es necesario cambiar tu dirección postal cuando te mudas

YA SEA QUE HAYAS CAMBIADO TU DOMICILIO RECIENTEMENTE O ESTÉS EN EL PROCESO DE HACERLO, CAMBIAR TU DIRECCIÓN POSTAL DE MANERA CORRECTA MANTENDRA A SALVO TU PRIVACIDAD.

Organizar una mudanza va más allá de empaquetar tus pertenencias y elegir el servicio para trasladarlas. Dentro de este proceso también es imprescindible realizar el cambio de domicilio o la recontratación de todos aquellos servicios que se irán contigo.

Este último, es uno de los pasos a los que mayor importancia debes brindarle, ya que tu privacidad y seguridad pueden estar en peligro.

¿Estoy expuesto al no hacer el cambio de domicilio de mi correo?

La respuesta es un rotundo sí. La mayoría de la correspondencia incluye información confidencial que solo tú debes conocer. Si esta llega a las manos equivocadas puedes enfrentarte a varios incidentes:

  • Clonación de cuentas

En la mayoría de los estados de cuenta de tarjetas de crédito o débito, además de registrarse el saldo disponible, es fácil ver los números de cuenta o el número CLABE.

  • Solicitudes telefónicas

Así como tú puedes bloquear y solicitar reposición de tus tarjetas bancarias y departamentales vía telefónica, cualquier otra persona que tenga tus datos lo puede hacer. Si la entrega se hace vía domiciliaria y no en sucursal, irán dirigidas a tu antigua dirección.

  • Suplantación de identidad

Este delito suele ser cometido para solicitar créditos personales. Solo bastan algunos datos personales y comprobantes de domicilio para fingir ser otra persona.

Es común que se tome como prioridad el cambio de aquellos servicios indispensables para el nuevo hogar (como la electricidad, el agua, el gas, el teléfono, el internet y hasta la televisión por cable), pero no olvides incluir dentro de esta la visita a las oficinas correspondientes para proporcionar tu nueva dirección postal.

Cómo hacer cambio de domicilio postal

Lamentablemente no es una situación que puedas solucionar en un solo paso, tendrás que visitar cada una de las instituciones y las empresas con las que tengas servicios contratados y dirigirte al área de atención a clientes para hacer el cambio correspondiente.

Para llevar a cabo este proceso deberás presentar una identificación oficial con tu nueva dirección, así que una vez que cambies de casa o hayas firmado el contrato de compraventa tendrás que acudir al módulo del Instituto Nacional Electoral más cercano.

Algunas compañías también piden como requisito un comprobante de domicilio, si no cuentas con uno, solicita con los antiguos dueños el comprobante más reciente del pago del impuesto predial.

En caso de que lo consideres una misión imposible, también existe la opción de rentar una caja de apartado en el servicio postal mexicano (Correos de México). Estas son casillas colocadas en las oficinas postales, donde se deposita la correspondencia y los envíos dirigidos a la persona que lo solicitó. La misma persona se debe hacer responsable de recoger su correspondencia en los horarios que se establezcan.

Para alquilar una caja de apartado, el solicitante deberá presentar una identificación oficial y un comprobante de domicilio que coincida con la dirección de la identificación. El costo es de $300 pesos anuales.

Servicios que no debes olvidar

Esta es una de las tareas que más tiempo te tomará en el proceso de mudanza. Lo ideal es que te organices desde la primera semana con una lista de las compañías que visitarás. Divídelas en categorías como bancos, tiendas departamentales, compañías telefónicas y demás, eso hará que ninguna se te pase por alto.

Verifica que los servicios como televisión por cable y línea telefónica -además de hacer la reconexión en tu nueva casa-, realicen el cambio de dirección postal, pues son las principales compañías que presentan este tipo de errores.

De ser posible, aprovecha las nuevas tecnologías y pide que tus recibos o estados de cuenta te lleguen de forma electrónica, eso evitará que tengas que hacer modificaciones futuras si cambias de residencia, además de que asegurará que nadie más que tú lea tu correspondencia. Son muchas las empresas que hoy realizan envíos electrónicos, esto hace más seguro el proceso y lo agiliza, al tiempo que favorece la preservación del medio ambiente al utilizar menos papel.

Por último, cancela aquellos servicios que ya no utilizas en lugar de solo ignorarlos, pues estos suelen mandar correspondencia cuando tienen promociones. Recuerda que tu seguridad debe estar por encima de todo. Comienza a realizar los trámites ahora.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mostrar
Ocultar