¿Qué es un aval para rentar y un depósito para renta?

Saber qué es un aval para rentar y un depósito para renta es entender dos de los requisitos más usuales para el arrendamiento de un inmueble. Entenderlos dará seguridad en la transacción para el arrendador y un respaldo confiable para el arrendatario

El proceso de arrendamiento es, actualmente, una de las transacciones que se deben realizar con el mayor cuidado posible. Los riesgos de rentar una propiedad sin el respaldo de un contrato son varios, por lo que conocer todos los detalles de este es imprescindible.

Ya que las leyes mexicanas señalan que cualquier propiedad puede ser arrendada, se debe hacer un contrato especial para el tipo de inmueble destinado a esta actividad. Sin embargo, algo que es común en estos documentos es el requerimiento de un aval y un depósito para la renta del inmueble.

Tanto el aval como el monto del depósito son una forma de asegurar el momento de la transacción y todo el tiempo en que la propiedad sea arrendada. De esta forma, el propietario del inmueble tiene la seguridad de que su inmueble será ocupado el tiempo que se acuerde, que la renta será pagada siempre y que hay un capital en caso de necesitar cubrir algún problema.

A continuación, te explicamos lo que es un aval para rentar, que recae en una persona o institución, y lo que es un depósito de arrendamiento. Con esta información, puedes comenzar el proceso de renta con la confianza de que será una transacción segura.

¿Qué es un aval para rentar?

La figura del aval no es obligatoria en un contrato de arrendamiento, pero si es preferible que sea contemplado en el documento. Se especifica para darle la seguridad al arrendador de que, en cada plazo preestablecido, recibirá la cantidad correspondiente a la renta.

Estrictamente, el aval es la persona física o moral, que será una garantía para el arrendador, puesto que se encargará de pagar la cuota o renta, en caso de que el arrendatario no pudiese cumplir con esa obligación. Si por alguna razón, el que fuese inquilino no puede hacer entrega del inmueble, también es el aval quien lo deberá de hacer, además de pagar multas si se requiriera.

Cabe señalar que una persona física no es siempre la única que puede fungir como aval en caso de querer arrendar un inmueble. Algo como una empresa afianzadora o banco puede ofrecer el respaldo de una persona que busca rentar una propiedad. Sin embargo, esta es también una de las modalidades de estafa más recurrentes en el ámbito de bienes raíces.

Una de las recomendaciones para evitar un fraude inmobiliario, es buscar a una persona allegada para que sea tu aval. Además, en el caso de que busques el respaldo de una empresa, esta debe cumplir ciertas características. Para eso, después de saber lo que es un aval para rentar, puedes revisar las pautas que debe cumplir.

Requisitos para ser aval

  • Presentar identificaciones oficiales
  • Contar con las escrituras de un inmueble en garantía
  • Estar al corriente con pagos de la propiedad en garantía
  • Comprobar la capacidad de pago y no estar en buró de crédito

Presentar identificaciones oficiales

Un requisito obligatorio para ser un aval son las identificaciones oficiales, pues con estas se corrobora la identidad de la persona física. Esto es vital para evitar un fraude al mismo arrendatario o al arrendador.

En algunos casos, también sirve para confirmar la nacionalidad de la persona, si se requiere que sean del país en el que se hace la transacción. Esto se hace debido a que, en caso de necesitarlo, el aval puede ser localizado con mayor facilidad, sin los inconvenientes que podrían surgir en caso de que residan en otro país.

Aún más, si el arrendador lo solicita, puede ser necesario que el aval compruebe que vive en la misma entidad federativa o ciudad en donde está la propiedad. Para eso, se puede necesitar también de comprobantes de domicilio.

Contar con las escrituras de un inmueble en garantía

Por lo regular, dar las escrituras de un inmueble en garantía no es necesario cuando se trata de propiedades como departamentos o casas. Este es un requerimiento que se da, sobre todo, cuando los inmuebles arrendados son de gran tamaño o con una alta plusvalía inmobiliaria. 

Esto dependerá de lo que solicite el arrendador para hacer válida y aprobar la figura del aval. También representa una manera de proceder legalmente en caso de que ni el arrendatario ni el aval pudieran responder o cumplir sus responsabilidades. Solo en casos extremos, la propiedad en garantía podría llegar a ser embargada.

Estar al corriente con pagos de la propiedad en garantía

Además de que se debe demostrar que la propiedad que queda en garantía está libre de gravamen, también debe quedar asentado que no está pasando por un proceso legal. Algunos fraudes pueden surgir debido a que la propiedad no puede entrar en un contrato, si aún no resuelve una situación previa.

En caso de que la propiedad tenga una resolución que no es favorable para el aval, ya no será válida para el contrato de arrendamiento, por lo que no podría proceder legalmente con ella en caso de ser necesario. Debido a esto, se deben presentar todos los documentos que corroboren su situación legal.

Comprobar la capacidad de pago y no estar en buró de crédito

Este es uno de los principales requisitos, pues el arrendador necesita una garantía de que el aval tiene la posibilidad de pagar si el arrendatario se encuentra imposibilitado de ello. Uno de los documentos probatorios es un estado de cuenta en el que se registren los ingresos regulares, como los pagos de nómina.

Añadido a eso, algunos arrendadores solicitan que el aval no se encuentre en buró de crédito. Un buen historial crediticio puede ser una prueba más fehaciente de que el aval cumplirá con vigilar que el arrendatario cumpla con su obligación principal y cubrirá los adeudos si la situación lo requiriera. Esto habla de una persona responsable, que lo que se solicita en estos trámites.

¿Qué es un depósito de arrendamiento?

El depósito para renta es una cantidad de dinero que se fija desde el primer momento de la elaboración de un contrato y en el pago inicial. Esta debe ser entregada en su totalidad para que el arrendatario pueda comenzar a habitar o hacer uso de las instalaciones que va a rentar.

Esta cantidad siempre podrá estar disponible para los efectos que sean necesarios y que el arrendador considere adecuados. Sin embargo, hay varias cuestiones que se deben considerar para entender cuál será el manejo del depósito para renta.

Preguntas frecuentes del depósito para renta

  • ¿Para qué sirve el depósito de una renta?
  • ¿El arrendador puede quedarse con el depósito para renta?
  • ¿Puedo recuperar el depósito para renta?

¿Para qué sirve el depósito de una renta?

Regularmente, el depósito para renta es una garantía del arrendador de que la propiedad será ocupada, además de que el arrendatario puede confiar en que la propiedad ya no será ofertada. Es decir, es una garantía para ambas partes que sella la relación de arrendamiento.

En el transcurso de la renta, el arrendador puede ocupar este dinero, que generalmente equivale a dos veces el monto de renta, para hacer reparaciones en caso de que haya algún desperfecto en la propiedad causado por el arrendatario. También se puede usar si quien ocupa la propiedad no puede pagar la renta o si rescinde el contrato antes de lo previsto.

Si se hacen modificaciones el inmueble sin autorización o sin el consentimiento del dueño también puede ser usado. Del mismo modo, es una indemnización por daños que surgieron en ese periodo, sin contar el deterioro normal de la propiedad.

¿El arrendador puede quedarse con el depósito para renta?

Es el derecho del arrendador quedarse con el depósito de seguridad si es que se violan algunas de las cláusulas que se fijaron para el cumplimiento del contrato. Puedes perder el depósito para renta por diversas razones. Si hubo deterioros causados por ti o un invitado, si hay incumplimiento de pago o si dejaste la propiedad antes del plazo mínimo o sin motivo aparente son algunas de ellas.

Estrictamente, el arrendador también tiene la obligación de explicar porque se ha adjudicado el dinero del depósito para renta. Para esto, tienen que estar acordes con las cláusulas que ambos firmaron al inicio de la relación de arrendamiento y hasta el cierre del contrato. Recuerda que es responsabilidad del propietario mantener el lugar en buenas condiciones.

¿Puedo recuperar el depósito para renta?

Si consideras que el arrendador incumple con las cláusulas del contrato y no tiene una razón válida para quedarse con el depósito inicial, puedes proceder legalmente y buscar la devolución del depósito. Siempre conserva una copia del contrato de arrendamiento para que puedas acudir a las instancias correspondientes y buscar ayuda para recuperar ese monto de dinero.

Una manera de prevenir problemas de esta índole es que, antes de la renta de vivienda, realices una inspección junto con el dueño para constatar los deterioros existentes y que esté en condiciones adecuadas. También debes asegurarte de que cuenta con las condiciones de seguridad necesarias. 

Además, busca cumplir todas las reglas que se establecieron, avisar con tiempo si debes dejar la propiedad antes de lo acordado y dejar el lugar en las mismas condiciones en las que lo encontraste.

 

Ahora que sabes lo que es un aval para rentar y cómo funciona un depósito para renta, conoce también los derechos del inquilino, los compromisos señalados en un contrato y comienza a rentar con una sana convivencia. Busca la propiedad ideal para que empieces arrendar y encuentra las mejores ofertas en el portal inmobiliario Vivanuncios.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend