¿Rentar un inmueble amueblado? Ventajas y desventajas

Rentar un inmueble es una gran oportunidad para generar ingresos, pero antes de ofrecerlo al público debes responder la pregunta del millón: ¿rento el inmueble amueblado o vacío?

Es común que al rentar un inmueble el propietario lo ofrezca amueblado para que destaque de los demás. Sin embargo, hacer esa oferta no siempre es conveniente, en especial cuando los inquilinos no son responsables.

Si aún no sabes si rentar tu propiedad con o sin muebles, te invitamos a valorar los diferentes escenarios que te permitirán tomar la mejor decisión.

Ventajas de rentar un inmueble amueblado

Rentar una casa o un departamento amueblado se puede considerar una gran ventaja competitiva, principalmente si este se encuentra en zonas con mayor demanda estudiantil o laboral. La migración a grandes ciudades es común y un gran porcentaje de la población prefiere rentar un inmueble que brinde confort desde el comienzo, en lugar de invertir en él.

Asimismo, arrendar un inmueble con todos los aditamentos necesarios para vivir, justifica el incremento en el precio de renta. Veamos un ejemplo: de acuerdo con un análisis realizado por Vivanuncios sobre los precios de vivienda en la CDMX en 2017, el precio promedio de renta de un inmueble vacío en la colonia Narvarte es de $12,700 pesos mensuales. Amueblado tiene un precio promedio de $15,800 pesos mensuales, lo que representa un aumento de 24.4%  en el precio de la renta.

De igual forma, ver un espacio ya amueblado a través de los anuncios suele ser más atractivo que solo contemplar muros. Permite que las personas tengan una mejor idea de cómo es vivir ahí y visualicen el uso que pueden dar a las diferentes áreas. Además, cuando se tienen varias opciones en mente, los departamentos o casas amuebladas en renta tienen mayor peso en la decisión final.

Desventajas de rentar un inmueble amueblado

Por otro lado, no todo es miel sobre hojuelas al rentar un inmueble amueblado. Aunque hay inquilinos que cuidan y protegen el inmueble como propio, no hay garantía de encontrar personas que cubran este perfil.

Los propietarios deben considerar que, entre más jóvenes sean los miembros que habiten la propiedad, los muebles estarán expuestos a riesgos mayores. Lo mismo sucede cuando hay mascotas de por medio, especialmente perros y gatos que tienen acceso a todos los rincones del inmueble.

Además, la decoración, el estilo y la calidad del mobiliario pueden no ser del gusto de todos, lo que reduce el número de solicitantes que quieran rentar el inmueble.

Otra desventaja es la corta duración de los contratos. Comúnmente este tipo de alquileres son solicitados por personas que requieren un espacio en el que sea fácil instalarse y fácil partir. Por lo que será complicado conseguir inquilinos que deseen firmar un contrato mayor a un año.

Consideraciones antes de rentar un inmueble amueblado

Si después de pensarlo has decidido rentar tu casa o departamento amueblado, te compartimos las siguientes consideraciones para preservar la calidad del mobiliario.

1. Realiza un inventario del mobiliario antes de firmar el contrato

Los propietarios deben registrar cada uno de los bienes que dejarán a cargo de los nuevos inquilinos así como hacer anotaciones sobre el estado en el que se encuentran para que no haya malentendidos en el futuro.

2. Incluye el monto de renta de los muebles en la renta final

Aunque el valor real depende del mercado, todo propietario está en su derecho de adquirir una retribución por la renta de sus muebles. Así que para calcular este monto se necesita el precio real de cada bien y la vida útil que cada uno tiene.

En general, en este monto se toma en cuenta el precio del mueble y la ganancia que se desea obtener, que puede ser hasta 100% del precio real.  Ambas cantidades se obtendrán a través del tiempo de vida útil del mueble.

Por ejemplo, si la suma de todos tus bienes es de $50,000 pesos y quieres obtener el 50% de ganancia por su renta, en total será de $75,000 pesos. Ahora, esa cantidad se debe distribuir de acuerdo al tiempo de vida útil de los muebles. Lo ideal sería desglosar cada bien mueble para hacer la operación correspondiente, puesto que no todos duran lo mismo. Posteriormente, se suman los montos obtenidos y se distribuyen en las mensualidades correspondientes.

Siguiendo el ejemplo anterior, podemos decir que el tiempo de vida útil de todos los muebles es de 5 años, por tanto, los $75,000 pesos serán distribuidos en este lapso y consecutivamente a los meses correspondientes. Es decir, cada año se cobrarán $15,000 pesos por la renta de los muebles, lo que representa un aumento $1,250 pesos en la renta mensual (15,000/12 = 1,250).

3. Especifica las características de los inquilinos

Para proteger el mobiliario se debe especificar quién puede o no habitar el inmueble. No rentar a familias con niños disminuirá el riesgo de paredes rayadas, pero descartará a familias con preadolescentes responsables. Asimismo, perros y gatos pueden no ser bienvenidos, pero no existe problema si los inquilinos introducen mascotas ubicadas en su propio hábitat, como roedores, aves o reptiles.

4. Ofrece calidad

A nadie le gusta llegar a un lugar en donde los muebles y aditamentos están en malas condiciones o no funcionan adecuadamente. Si varios de los muebles ya cumplieron su vida útil reemplázalos, no cobres renta por algo que no sirve.

Por último te recomendamos solicitar asesoría de un agente experto para establecer el precio de renta. También puedes investigar a través de nuestro portal y comparar los precios en las zonas aledañas a tu inmueble para que puedas realizar una mejor oferta.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend