Trucos para dominar el “home staging”

¿Estás pensando en vender tu casa? Conoce cómo hacer home staging y colaborar en el proceso de venta de tu propiedad.

Actualmente existe un arte en el negocio de vender o rentar casas, llamado home staging. Éste consiste en diversas técnicas que permiten realzar el interior y exterior de una vivienda, para así darle un aspecto más atractivo para los posibles compradores.

El home staging significa “puesta en escena de la casa”; y para lograr que un inmueble se venda rápido y a un buen precio, los home stagers (agentes inmobiliarios) ponen en marcha trucos que ayudan a elevar el valor percibido de la propiedad.

Si tienes una casa a la venta o buscas que se alquile, los expertos de The Home Depot nos traen estas recomendaciones para que domines el home staging. ¡Toma nota!

 

Mantén limpio y ordenado

Por más obvio que sea, la limpieza es esencial. Un lugar con pisos relucientes, muebles y equipos en buen estado provocan un efecto relajante y muy agradable a la vista.

Las paredes son un claro reflejo de la pulcritud de un lugar. Si vas a vender tu casa, asegúrate de que la pintura de sus muros esté limpia y en buen estado.  Una de las mejores inversiones que puedes realizar en este momento será pintar, ya que incrementa el valor del inmueble sin requerir mucho presupuesto. Te recomendamos utilizar colores neutros que darán esa sensación de amplitud y limpieza al espacio.

Recuerda que el aroma de un lugar también es clave, por eso te recomendamos que enciendas velas aromáticas o inciensos de fragancia suave.

No abuses en la decoración

Menos, es más. Las estancias despejadas transmiten sensación de ligereza y tranquilidad. Busca poner solamente lo esencial con decoración discreta y los muebles indispensables. Te sugerimos poner espejos en las paredes, ya que estos ayudan a crear una sensación de amplitud. Si tienes una pared estrecha disponible, una excelente forma de decorarla es colocar un set de espejos, ya sea en forma vertical o intercalados.

Ilumina bien tus áreas.

La iluminación es básica y súper importante a la hora de mostrar tu hogar. Para ello, abre las persianas, coloca cortinas de tela traslúcida, elimina los rincones oscuros con puntos de luz extra y, en la medida de lo posible, evita enseñar tu casa en días nublados o lluviosos. En caso de que sea así, juga con la iluminación cálida de lámparas o luces indirectas de tecnología LED como los plafones enroscables, que además de ser fáciles de instalar, los conseguirás a precios accesibles.

Realza sus puntos fuertes.

Si la barra de tu cocina es de un buen material como puede ser mármol o granito, no la ocultes poniéndole cosas encima o saturándola de objetos innecesarios. Sucede también con los pisos; si recién los renovaste, ¡olvídate de las alfombras! Recuerda que estos elementos encarecen los espacios e incrementa la posibilidad de que ganes un buen comprador.

Refresca los espacios.

Abre las ventanas de la casa durante 10 minutos antes de que lleguen tus clientes para renovar el aire de la habitación. Decora con jarrones de flores frescas o coloca una fuente de agua, su murmullo es muy agradable, especialmente en verano. Si la temperatura ambiente es muy extrema, te sugerimos encender el aire acondicionado minutos antes de la visita.

Neutraliza las estancias.

Elimina todos los objetos personales que queden a simple vista: fotos, medicamentos, ropa, e incluso souvenirs. La intención es que tus interesados sean capaces de proyectar su propia vida dentro de la casa. Si ven fotos y recuerdos de otra persona, difícilmente se podrán imaginar viviendo allí. Te recomendamos resguardar los artículos en cajas organizadoras de plástico para evitar que se maltraten mientras recibas a las visitas.

Recuerda los exteriores.

Terraza, balcón o jardín ¡aprovéchalo! Un espacio verde o al aire libre vende mucho, no pierdas puntos por no tenerlo en óptimas condiciones. Aunque sea invierno, limpia el área, coloca plantas y macetas coloridas, incluye un juego de jardín y por qué no, un asador.

Haz pequeñas reparaciones.

Asegúrate de que todos los elementos de la casa funcionan. Revisa que las ventanas y puertas cierren bien, que los focos enciendan sin problema, pisos o azulejos estén en buen estado, mezcladoras en buen funcionamiento, etc., ya que lo que tú ves como una pequeña reparación, tu cliente lo verá como trabajo que tendrá que reparar él mismo y querrá descontarlo del precio de venta.

Recuerda que la idea es que el cliente se sienta como en casa para que lo inspire a comprar la vivienda. Así que, entre más agradable y en mejores condiciones esté el aspecto de tu casa, mejores resultados tendrás a la hora de querer venderla.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend