Cómo mantener tu casa caliente en temporada invernal

 ¿El frío está más fuerte que nunca? Te decimos cómo mantener caliente tu casa, no sufras.

La temporada invernal está presente en México de forma más intensa y fría que en años anteriores. Y, aunque un buen abrigo ayuda, a veces no es suficiente, en especial para los habitantes de las entidades que reportan las temperaturas más bajas que han tenido en años.

Para que el frío no te haga sufrir, te compartimos las siguientes medidas que te permitirán tener más calor de hogar este invierno.

Invierte en un calefactor

Es una de las opciones más recomendadas para mantener tu casa caliente. Afortunadamente, hoy existen muchos en el mercado cuyo consumo y tamaño se pueden adaptar a tus necesidades y posibilidades. Para elegirlo, piensa en el tamaño de la casa o de las habitaciones en las que deseas mantener una temperatura estable. En tiendas especializadas, físicas u online, encontrarás distintos modelos de calefactores, calentadores y paneles de diferentes capacidades.

Asegúrate de que el producto que adquieras sea seguro y ahorrador, pues estos aparatos suelen ser peligrosos si su fabricación es defectuosa. Asimismo, revisa que no gasten demasiada energía eléctrica, lo barato te puede salir muy caro.

Coloca protectores contra corrientes de aire en las puertas

Es importante que evites que las corrientes frías de aire entren a tu casa. Para lograrlo tapa todos los orificios por donde se pueda filtrar el viento, principalmente los espacios en los marcos de las puertas.

Lo recomendable es instalar protectores contra corrientes de aire debajo de todas las puertas. Al hacerlo, también evitarás que el aire caliente del interior se escape y así desperdiciarás menos la energía del calefactor.

Utiliza pinturas térmicas

Las pinturas térmicas, también conocidas como pinturas cerámicas, se usan para mantener temperaturas agradables en un espacio sin importar que el clima sea frío o cálido. Pueden aplicarse en exteriores o interiores, ayudan a encapsular la superficie y a evitar choques térmicos. Además, son ideales para mantener tu casa limpia y evitar que en temporada invernal se generen mohos, hongos y bacterias.

Instala aislantes térmicos para ventanas, techos y suelos

Las ventanas son otra parte de tu casa que puedes aislar para mantener el calor. Existen diferentes materiales, profesionales y caseros, que se utilizan como aislantes térmicos y se aplican en todos los elementos que tengan vidrio, como puertas, domos y ventanas. Los más recomendados son aquellos denominados de rotura de puente térmico que contienen material aislante entre la parte interna y externa del marco.

Los techos se pueden aislar instalando láminas de fibra mineral, como lana de piedra o fibra de vidrio, mientras que en el suelo es recomendable instalar aislantes de fibras minerales.

Sin embargo, también existen materiales accesibles y caseros que puedes emplear como:

  • Alfombras: permiten reducir la pérdida de calor a través del suelo.
  • Papel de aluminio: permite reflejar el calor y se puede instalar en paredes y sobre cristal.
  • Papel de plástico (el transparente que se usa para la comida): actúa como doble película de protección cuando se coloca sobre las ventanas.
  • Plástico de burbujas: el plástico con menos espacio entre las burbujas tiene mejor desempeño porque retiene mayor calor.

El efecto negativo de algunos aislantes caseros para ventanas es que disminuyen la visión, sin embargo, permiten entrar la luz, son fáciles de instalar, si se cuidan son de larga duración y son económicos.

Mantén la nieve fuera de tu casa

Si bien la nieve no cae en todo el país, en las zonas donde ocurre este fenómeno es indispensable seguir estas recomendaciones:

  • Al ingresar a tu casa, limpia muy bien tus zapatos y asegúrate que la suela no tenga residuos de nieve, hielo o agua. Golpea tu calzado contra alguna superficie o un tapete resistente para sacar la nieve que pueda tener incrustada.
  • Destina un espacio cerca de la entrada principal para guardar las botas o los zapatos que utilices al salir y los que utilizas dentro de la casa. De esta forma no habrá elementos fríos o húmedos que ingresen a tu hogar y puedan disminuir la temperatura.
  • Si tienes alguna mascota (perro o gato) que salga a la nieve, sécalos cada vez que entren a casa. Esto evitará que tengas nieve en tu casa y hará que tus mascotas entren en calor más rápido.

Otras medidas

Existen otras maneras para evitar que el aire caliente se escape de tu casa, como colgar cortinas de tela gruesa y pesada o en varias capas. Puedes dejar las persianas abiertas durante el día para que los rayos del sol entren y calienten tu vivienda y, una vez que este se oculte, ciérralas para que no se escape el calor generado.

Trata de mantener las puertas de todas las habitaciones siempre cerradas, especialmente si tienes el calefactor encendido para que el calor no se disperse.

Toma nota de estos consejos porque todavía nos quedan días de bajas temperaturas. Muchos sentimos que las casas son como un refrigerador, pero con medidas sencillas puedes elevar la temperatura y disfrutar el calor de hogar con los tuyos.

Otros artículos relacionados

¿Cuéntanos qué opinas?

Mostrar
Ocultar