Cómo deshacerte de la humedad en tu casa para siempre

LA HUMEDAD ES UNO DE LOS MALES MÁS COMUNES QUE PUEDEN AFECTAR DESDE LA ESTRUCTURA DE TU CASA, HASTA TU SALUD. APRENDE AQUÍ CÓMO DESHACERTE DE ELLA.

La humedad es un problema que afecta a gran parte de las viviendas en el país, sin importar el material con el que estén construidas y, aunque la mayoría de veces se detecta a simple vista, hay ocasiones en las que pasa desapercibida, causando graves daños.

Cómo se genera la humedad

Primero, existen varias razones por las que una vivienda puede presentarla:

  • Condiciones meteorológicas. Es cierto que en zonas de temperatura baja la probabilidad de tener humedad en una casa o un departamento es mayor. Pero también es una condición que se presenta en lugares de ambiente húmedo-tropical y donde las precipitaciones son comunes.
  • Materiales de construcción. Algunos materiales son más sensibles si no son tratados adecuadamente contra la humedad. El yeso, la fibra de vidrio, la madera y el concreto expuestos a la intemperie, así como en habitaciones con poca ventilación o que no les da el sol son un claro ejemplo.
  • Actividades diarias. Cocinar, lavar, bañarse, sudar e incluso respirar son las actividades cotidianas más comunes que contribuyen al esparcimiento de la humedad.
  • Falta de ventilación. Al quedarse atrapado, el aire caliente que se produce diariamente en casa se condensa, se convierte en agua y a la larga forma manchas de moho en la pared.

Desventajas de tener humedad

Para muchos puede ser algo cotidiano, a tal grado que han aprendido a lidiar con ella en lugar de hacerle frente. Sin embargo, no tratar a tiempo la humedad puede generar complicaciones que van más allá de la fachada del hogar.

Pérdida de la vida útil del inmueble

La humedad puede causar afectaciones en la estructura de un inmueble a tal grado de dejarlo inhabitable. Los casos severos corroen los materiales, ocasionando inestabilidad en la estructura.

Atracción de vida no deseada al hogar

La humedad es el paraíso perfecto para que parásitos, hongos e incluso insectos proliferen fácilmente en tu casa. Tener un nivel de humedad alto, superior al del ambiente que rodea tu casa o departamento, aumenta hasta 50% el desarrollo de ácaros y moho.

Daños a otros objetos

Aunque no esté visible en muros, la humedad puede atacar muebles, ropa, libros, juguetes, aparatos eléctricos y cualquier otro artículo que se encuentre cerca o en la misma habitación de la zona humedecida.

Problemas de salud

Las esporas de humedad son dañinas para la salud, especialmente para la piel y el sistema respiratorio. Estar en una habitación con un alto porcentaje de humedad puede provocar alergias y hongos en la piel, así como afecciones en las vías respiratorias que incluso llegan a inducir asma.

Cómo eliminar la humedad

Existe un sinfín de técnicas, tanto caseras como profesionales que ayudan al control de la humedad en casa. No obstante, te compartimos algunos consejos que te ayudarán a eliminar el problema de raíz independientemente de cuál elijas.

Localiza la fuente principal de humedad

Para aplicar la solución adecuada y prevenir que la humedad se esparza a otras habitaciones, es importante determinar dónde y cómo se origina. Por ejemplo, en caso de que la humedad provenga de grietas y filtraciones de agua, se debe impermeabilizar toda la fachada y revisar que no existan fugas en las instalaciones de agua.

Repara el problema

Aunque la impermeabilización es un excelente recurso para reducir las afectaciones ya generadas y prever futuras, es necesario solucionar los daños persistentes dentro del inmueble. Evita disimular las manchas únicamente cubriéndolas con pintura u objetos; si el moho o los hinchamientos en muros quedan retenidos, se extenderán con el paso del tiempo.

Mantén la zona con suficiente ventilación

La poca circulación de aire favorece el crecimiento de bacterias y hongos dentro de una habitación. Aunque hayas  tratado adecuadamente tu hogar, es recomendable que en las zonas más propensas a enmohecerse o que concentren mayor humedad como el baño, la cocina o el cuarto de lavado estén siempre ventiladas. Tener las ventanas y las puertas abiertas durante el día impedirá la concentración de aire caliente dentro de la casa.

Además de las reparaciones que se llevan a cabo, existen en el mercado varios dispositivos que te ayudan a controlar el aire de la casa, como hidrómetros y deshumificadores. Antes de conseguir uno, evalúa tus verdaderas necesidades ya que cada uno cubre objetivos específicos.

La humedad no es un mal al que te tengas que acostumbrar. Pon manos a la acción y deshazte de ella de una vez por todas.

Artículo anteriorArtículo siguiente
Mostrar
Ocultar