6 consejos para tus clientes inmobiliarios

Ahórrale trabajo y malos momentos a tus clientes ayudándoles a evitar estos obstáculos al comprar casa. Conoce los errores más comunes que los clientes cometen y cómo un asesor puede ayudarle

Ser asesor inmobiliario implica acompañar a muchos primerizos en el proceso de comprar una casa. Tu primera casa es un objetivo costoso, no importa cómo lo pongas. Significa incurrir en muchos costos significativos, para mucha gente es la compra más grande y cara que han hecho en toda su vida, y muy probablemente la más cara que harán jamás.

Ya sea que estén gastando $700,000 o 2 millones de pesos en una casa, cada cliente tiene miedos cuando se trata de la compra de su primera casa, y sobre el mercado de bienes raíces. Por lo mismo, el estrés de comprar una casa puede nublar el juicio de tus clientes, es importante que tengas en mente estas 6 cosas que debe saber un asesor inmobiliario, para evitar que tus clientes gasten dinero de más.

Enfocarse en la apariencia de una casa y olvidar lo básico

Nada es más atractivo que una casa remodelada o nueva que tiene una cocina bonita, baños con los últimos acabados y una arquitectura increíble. Sin embargo, si tienes poca experiencia podrías dejar pasar detalles importantes que te costarán más dinero a largo plazo, como la reputación de la constructora de la casa o fraccionamiento, la calidad de la estructura y cimientos, los sistemas de tuberías y electricidad, y más. Una casa bien presentada puede seducirte, pero, ¿está bien presentada en términos económicos?

 

No considerar la ubicación

Éste es muy común. Tu comprador se enamora de una nueva construcción lejísimos de su trabajo y comodidades diarias – tiendas, plazas, servicios, restaurantes y más. Se enfocan tanto en el aspecto “nuevo” de la casa que olvidan el contraste con las cosas prácticas que afectan tu calidad de vida. Al final, se encuentran con que pagaron por una casa, pero no un estilo de vida o una colonia, cosa que puede ser igualmente importante.

En consecuencia, el transporte se vuelve insoportable, y se hartan de tener que transportarse largos períodos de tiempo sólo para comprar una bolsa de pan. Y se dan cuenta que realmente quieren más que sólo una casa, les gustaría ser parte de una colonia o comunidad.

Después de un año o dos, ya quieren vender la casa. Encima de todos los pagos recientes por mudanza y cierre del proceso de compra venta de su primera casa, tendrán que hacerlo todo de nuevo. Las ganancias de revender su casa podrían ser nulas porque seguirán compitiendo con las casas nuevas de alrededor. Parte de ser asesor inmobiliario es también recordarles a tus clientes las prioridades que deberían recordar, no dejes que cometan un error sólo por cerrar una venta pronto.

Escatimar en servicios

No es raro que tus clientes quieran ahorrar todo el dinero posible, cuando están ahorrando para un enganche de un crédito. Desafortunadamente, esto puede significar que sólo tomen en cuenta el precio cuando contraten otros servicios, pero no todos los proveedores son iguales, y hay errores que pueden tener consecuencias más caras a largo plazo y tu cliente sólo piensa en no gastar.

Inspectores, plomeros o cualquier otro servicio que contraten previo a la compra puede presentar riesgos de esta manera. Si no tienen mucha experiencia, podrían aceptar cobrar más trabajo a cambio del trabajo, pero esto podría resultar en dejar de lado detalles o reparaciones cruciales.

Si piensan remodelar después de la compra, a menudo eligen la opción menos costosa, sólo para volver a hacerlo tiempo después, porque eligieron los acabados más baratos o las cosas quedaron mal hechas. Algo que debe saber un asesor inmobiliario es quiénes podrían hacer esos trabajos por tus clientes, asegúrate de tener opciones disponibles, esto ayudará a que te recuerden y recomienden en un futuro.

Esperar a hacer reparaciones tras la compra

Cuando algunos clientes compran su casa, sobre todo los primerizos, a menudo piensan que pueden conseguir un mejor trato si buscan estos servicios después de la venta, en lugar de arreglarlo directamente con el vendedor.

A menos que se trate de cosas decorativas y extra, está bien arriesgarse a negociar. Hablar con la constructora o el vendedor puede llegar a ser una opción más práctica. A final de cuentas, la casa debe considerarse completa y habitable para el momento de la compra. ¿Realmente quieres comenzar a arrancar mosaicos al momento de mudarte? ¿Realmente qué está ahorrando tu cliente? ¿Tiempo, dinero o trabajo?

Elegir una institución crediticia por su publicidad

Aceptémoslo, aunque a través del tiempo nos hemos vuelto consumidores más conscientes del tipo de mensajes que debemos creer, cuando estamos buscando hacer una compra somos más susceptibles y queremos sentir que aprovechamos las mejores oportunidades.

A menudo y por esto mismo, la publicidad funciona. Y cuando una institución de crédito privada o de gobierno ofrece la tasa de interés más baja, es posible que tu cliente la elija para pedir su crédito.

Es importante que consideren siempre los términos específicos de cualquier institución de crédito, antes de aplicar para uno. A menudo, si no lo haces te pueden esperar varias sorpresas en el proceso.

Una vez que hayan hecho su aplicación y el avalúo haya sido agendado, tu cliente podría sentirse un poco indeciso sobre su elección, pero a menudo es demasiado tarde como para no generar dudas en todos los involucrados en la transacción. Algo que debe saber un asesor inmobiliario es cómo asesorar a sus clientes a través de esta decisión, para saber más, puedes consultar nuestra guía de créditos hipotecarios.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend