6 preguntas para las que te debes preparar en un open house

Un comprador potencial bien informado toma decisiones más rápidas, así que prepárese para ofrecer una gran cantidad de información.

Los open house son una estrategia de marketing inmobiliario solicitada a menudo por quienes desean vender una casa, con la creencia de que le dará a su hogar más exposición hacia una audiencia de compradores apropiada. Dominar el arte de realizar un open house, o Venta a puertas abiertas, mantendrá a tus vendedores contentos y, si se hace correctamente, los ayudará a asegurar un flujo activo de compradores.

¿Cómo hacer un open house? Parte de la preparación para una venta a puertas abiertas es contar con la información que los compradores seguramente solicitarán. Esto puede hacerse creando una hoja de presentación, agregando información al directorio web o preparándote para participar en intercambios personales.

Conoce las respuestas a las siguientes seis preguntas ya que, bien investigadas, podrían ayudarte a concretar una venta exitosa en un open house.

¿Cuál es el precio?

Para responder esta pregunta debes explicar el proceso de elección del precio solicitado utilizando datos relevantes, así como ser capaz de hablar sobre las propiedades comparables cercanas que se encuentran actualmente en el mercado.

Esto también incluye propiedades cercanas por las que se han firmado contratos en los últimos meses. Por ejemplo, si actualmente solo hay otras dos propiedades cercanas, es necesario que conozcas cómo se compara la propiedad ofertada, cuándo se realizó el contrato de la última venta, cuánto tiempo estuvo en el mercado, si hubo ajustes de precios, etc., ya que esta información puede ayudar a educar al posible comprador en el open house y te brinda la oportunidad de generar credibilidad a través de la riqueza de tus conocimientos.

¿Qué hay por aquí?

Discute la proximidad de la propiedad al centro de la ciudad, así como a escuelas, parques, tiendas y transporte público (puedes incluir las líneas de transporte que circulan en la cercanía). Siempre es de utilidad conocer en qué dirección se encuentra ubicado el inmueble; algunos compradores podrían preferir la luz del oeste por la tarde, mientras que otros prefieren la luz del este por la mañana.

Además, para un hogar suburbano, es recomendado poder hablar acerca del tamaño del lote y del grado de inclinación de la tierra (incluso si es obvio a simple vista). La tierra plana es más utilizable, por lo tanto, más valiosa, que la que cuenta con un grado de inclinación desigual.

Explica la ubicación de las habitaciones. ¿La cocina en la parte posterior de la casa ofrece una salida fácil al patio trasero?

Si representas un complejo de departamentos, habla acerca de la ubicación de la propiedad dentro del edificio. Por ejemplo, un apartamento en esquina es muy codiciado, ya que tendrá al menos una habitación con doble exposición (mirando en dos direcciones diferentes). Además, el frente del edificio suele ser más deseable debido a que ofrece una mejor iluminación y una excelente vista.

¿Cuáles son los costos mensuales de la propiedad?

Ten a la mano los impuestos de la propiedad actualizados, las facturas de los servicios públicos y averigua si la propiedad actualmente recibe algún crédito fiscal.

También es útil conocer el promedio de las facturas de servicios públicos para ayudar a los compradores a tener una idea de los costos fijos mensuales.

Además, a muchos compradores en un open house les resulta útil tener un cronograma de tarifas hipotecarias para su propiedad; esto les ayuda aún más a evaluar sus costos mensuales fijos.

¿Qué sabes de la propiedad?

Considera cuánto tiempo han vivido allí los propietarios actuales, si hicieron renovaciones al inmueble y la razón por la que se mudan. También discute cuánto tiempo ha estado la propiedad en el mercado (¿eres el primer agente que representa a esta propiedad o estuvo anteriormente en el mercado con otra persona?), así como cualquier reducción de precio actual o pasado.

Resalta lo que hace que la propiedad sea especial al tener una lista de renovaciones (mejoras) con fechas aproximadas. Esta lista debe incluir las marcas de los electrodomésticos, la calidad de los armarios, los trabajos en piedra, los accesorios de iluminación, las características arquitectónicas de la construcción, etc.

Para describir el hogar, también debes saber la antigüedad del techo, el funcionamiento de la caldera, las características del compresor, si la casa cuenta con aire acondicionado central, cuándo se renovó el camino de la entrada, la antigüedad de los ladrillos, etc.

Para cualquier propiedad en un open house, es muy importante conocer qué accesorios se incluirán en la venta (tipos de iluminación, tratamientos de ventanas, etc.) para evitar confusiones.

¿Cómo es la comunidad?

Habla acerca de todo lo que la comunidad tiene que ofrecer. En ciertas ubicaciones, existen centros escolares que son altamente deseables, así que debes conocer en qué zona se encuentra ubicada la propiedad, las estadísticas de las escuelas cercanas y las rutas del transporte público que podrían ocuparse para el traslado.

Otra información útil es saber si hay nuevos desarrollos habitacionales cercanos que estén programados para comenzar su construcción pronto y cómo esto afectaría a la propiedad ofertada en el open house.

Cuanta más información le brindes a los compradores potenciales en una venta a puertas abiertas, más podrán entender cómo se compara esta propiedad con las demás en la comunidad.

¿Hay algún problema de zonificación?

Antes de la venta a puertas abiertas, investiga las leyes locales de zonificación y el proceso para obtener la aprobación de ciertas renovaciones. Si hubo algún cambio estructural, investiga si se ha presentado la documentación correspondiente para recibir un certificado de ocupación.

Es fundamental contar con estos documentos legales, ya que esto podría retrasar significativamente un acuerdo o incluso romperlo. Además, conocer las características de los muros y vigas de carga será útil si los posibles compradores que asisten al open house desean realizar modificaciones, como mover paredes, abrir salas, etc.

En el caso de que la venta a puertas abiertas sea de un departamento, es recomendado leer los estados financieros más recientes del edificio para conocer su estado y el de las renovaciones que se le han realizado. Es igualmente importante indicar el resultado de las evaluaciones recientes, incluidas las asignaciones de fondos para estos cambios.

Por último, investiga si al rentar o adquirir la propiedad, se le permite al nuevo propietario subarrendar el espacio, y si es así, ten a la mano los recibos de alquiler actuales para evitar confusiones.

Es de esperar que este conocimiento le permita al posible comprador en una venta a puertas abiertas proponer una oferta competitiva en su listado. Y si no, quizás impresionarás a tus compradores potenciales lo suficiente como para que quieran trabajar contigo en el futuro.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend