7 frases que no debes decir a tus clientes

Aceptémoslo, en ocasiones las palabras escapan de nuestra boca antes de que podamos analizarlas. A continuación encontrarás algunos escenarios complicados (frecuentes para todo agente inmobiliario), así como la forma en que puedes abordar a tus clientes con tacto y diplomacia para mantener tus relaciones de negocios en los mejores términos.

1.Una casa desordenada

No digas: “Tienen muchas cosas que deberían ser desechadas.” Será mejor decir: “Las casas que se encuentran ordenadas apropiadamente se venden más rápido y, muchas veces, por un precio mayor.”

2. Una casa sucia o con malos olores

No digas: “Las paredes están muy sucias y la casa huele a humedad, seguramente las personas que la visiten sólo se concentrarán en eso.” Será mejor decir: “Tengo un excelente contacto que puedo recomendarles para que nos apoye a hacer una limpieza profunda del lugar. Incluso puede encargarse de las paredes y nos ahorrará tener que hacerlo nosotros mismos. Sé que es una tarea muy cansada y que a muchos no nos gusta.”

3. Demasiados objetos personales en la casa

No digas: “Los compradores no querrán ver sus retratos familiares o su decoración personal mientras hacen un tour por la casa, hay que quitarlos.” Será mejor decir: “Me encantan todos los toques personales que hay en la casa, sin embargo, pienso que sería útil para los visitantes encontrarse con un espacio en blanco que les dé la oportunidad de visualizarse en su próxima casa, así como la decoración que les gustaría utilizar ¿Te importaría si removemos algunos objetos?.”

4. Cliente “sábelo todo”

No digas: “No sabes de lo que estás hablando. Si no te apegas al contrato, perderás tu depósito.” Será mejor decir: “Comprendo tu frustración con respecto a los plazos establecidos por el contrato de compra, pero te puedo asegurar que se han establecido para proteger a ambas partes.”

5. Agente que asume en lugar de preguntar

No digas: “Hola, tú debes ser la hija de (nombre de tu cliente)”. Hacer suposiciones basadas en la edad o la apariencia de las personas no es algo recomendable cuando identificas a un familiar o a alguna otra persona importante para tu cliente. En este escenario, la persona podría ser su cónyuge y no su hija, lo que provocaría una situación incómoda para todos. Será mejor presentarte formalmente y preguntar: “Disculpa, ¿qué parentesco tienes con (nombre del cliente)?”

8. ¿Agente inflexible?

No digas: “Solamente estaré disponible durante un horario de oficina.” Será mejor decir: “Me pueden localizar entre las (elige un horario con el que te sientas cómodo), aun así estoy al pendiente de mis clientes en todo momento.” No tienes por qué estar disponible las 24 horas del día, pero es importante establecer expectativas razonables con tus clientes.

7. Expresar tu opinión luego de visitar una casa

No digas: “¡Dios mío! Esa casa era demasiado vieja y pequeña, será mejor quitarla de la lista de opciones.” Puede ser que tu pienses eso mientras que el cliente tenga sólo tres palabras que decir: “Es la indicada”. Será mejor decir: “Y díganme, ¿cuál es su primera impresión de la casa?”

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend