12 acciones que debes evitar con tus clientes para ser un agente inmobiliario exitoso

¿Quieres saber cómo ser un buen asesor inmobiliario? Asegúrate de evitar las acciones que suelen molestar a los clientes. Aquí te decimos cuáles son para que puedas ofrecer un mejor servicio, mantener a tus clientes satisfechos y así convertirte en el mejor asesor inmobiliario.

Si bien, existen acciones de los clientes que pueden molestarte como asesor inmobiliario, debes saber que los papeles también suelen voltearse, y en este caso tu negocio de bienes raíces se puede ver perjudicado.  Por esta razón es importante que conozcas cuáles son las acciones de los asesores inmobiliarios que molestan a los clientes, para que las puedas evitar, ofreciéndoles así el mejor servicio para mantenerlos satisfechos y por lo tanto poder llegar a ser un agente inmobiliario exitoso.

No escucharlos

Más allá de simplemente escuchar a los clientes hablar, nos referimos a no poner atención realmente a lo que dicen, no tomar en cuenta todos los detalles, hechos, preocupaciones, deseos, necesidades, retos, etc., relacionados con la compra o venta de inmuebles, que éstos le platiquen al asesor inmobiliario. Existen agentes que pueden trabajar en muchas cosas a la vez y les gusta ocuparse de otras tareas mientras hablan con un cliente, o existen otros que simplemente no ponen mucha atención en los detalles, sin embargo, pueden perder piezas importantes de la información que podrían servir para guiar mejor a los clientes en su proceso de compra o venta de inmuebles. Además, en algún otro momento dentro del proceso de compra o venta de los clientes, el asesor va a demostrar que no puso atención a todos los detalles o información importante, y el cliente se verá obligado a repetirlo otra vez, lo cual puede resultarle muy molesto.

Hablar demasiado

Ser un agente inmobiliario que no deja hablar al cliente puede ser igual o incluso más molesto que no escucharlo. Si el agente habla continuamente hasta el punto en el que no le dé la palabra al cliente, esto también lo molestará. Existen agentes que, ya sea por teléfono o en persona, no dejan de dar consejos a sus clientes así estos se los soliciten o no, sobre cualquier cosa relacionada con bienes raíces para tratar de demostrar su experiencia, compartiendo una historia tras otra que ni siquiera se relacionan con las necesidades del cliente. Si bien, es importante aconsejar y guiar a los clientes en su proceso de compraventa de inmuebles, es mejor que escuches sus necesidades y preocupaciones, y después emitas los comentarios y consejos pertinentes que se relacionen a éstas y que por lo tanto les sean de utilidad.

Alardear

Sin duda, tener confianza en sí mismo es un factor positivo que incluso puede ayudar a tener éxito en el negocio de bienes raíces o en cualquier profesión. Sin embargo, externar constantemente esta autoconfianza a tus clientes, también puede resultar molesto. Si bien, un asesor inmobiliario pasa por muchas experiencias y transacciones, mencionar continuamente a sus clientes, sus logros, su volumen de ventas y su éxito en el negocio de bienes raíces, ya sea real o exagerado, puede ser un grave error. Toma en cuenta que a ellos no les interesa tu éxito o lo mucho que sabes, sino qué tanto te interesan ellos como clientes y cómo los puedes ayudar.

No poner atención a sus necesidades

Existen muchos asesores inmobiliarios que suelen ignorar las necesidades de los clientes y les muestran inmuebles que no cumplen con las características que ellos buscan, esperando que encajen. Si un cliente pide ver casas con ciertas características y que entren en un rango de precio determinado, el asesor inmobiliario deberá respetarlo y mostrar las opciones de inmuebles que más se adecúen a sus necesidades.

Dar malos consejos

Nada es peor que un asesor inmobiliario dando consejos malos o incorrectos. Recuerda que los clientes se acercan a ti confiando en que eres un experto en cuestiones de bienes raíces, y si estos siguen un mal consejo se darán cuenta en el proceso de que hubo cosas que se pudieron haber evitado si el asesor los aconsejaba mejor, principalmente en una negociación, por lo que esto perjudicaría tu imagen como asesor inmobiliario y por lo tanto tu negocio de bienes raíces.

Presionarlos

Algo que todos los clientes odian es ser puestos bajo presión para tomar una decisión rápida, y aún más cuando se trata de una tan importante. Si bien, la lista de las propiedades disponibles va cambiando constantemente y aquellas opciones que parecen encajar perfectamente con las necesidades del cliente pueden no durar mucho, estos no querrán sentirse presionados para realizar una oferta sólo por el bien del agente. Lo mismo ocurre cuando se sienten obligados a hacer algo después de que el asesor ya les ha mostrado una variedad de inmuebles, sin embargo, es posible que su casa ideal aún no aparezca en el mercado, por lo que no hay razón para presionarlos.

No darles el tiempo

Otra acción de un asesor inmobiliario que causa rechazo por parte del cliente es sentir que el agente tiene otras cosas que hacer cada vez que se reúnen. Es cierto que el tiempo de un agente es muy valioso, sin embargo, es mejor no demostrar a los clientes tu prisa por terminar el proceso de compraventa, ya que con esto únicamente lograrás hacerlos sentir incómodos. No debe parecer que tus reuniones con clientes te sean inconvenientes o que te divida de otras reuniones o compromisos, ya que esto sólo demostrará a tu cliente que te preocupas por tu siguiente reunión antes de siquiera comenzar con la suya, lo cual hará parecer que no te interesa lo suficiente y que consideras su reunión como una pérdida de tiempo.

No responderles

Responder en tiempo y forma a los clientes es esencial cuando se habla de bienes raíces y es una de las cosas que distingue a un buen asesor inmobiliario. No hay nada que moleste más a un cliente que cuando el asesor inmobiliario no contesta a tiempo sus llamadas, mensajes o emails. Recuerda que la comunicación es clave en el negocio de bienes raíces, por lo que tener fallas en el proceso de comunicación le puede costar al cliente cerrar una venta o encontrar su casa ideal.

Tratar de controlar el resultado

Cuando los clientes comienzan a notar que el agente quiere controlar todo en todo momento se comienzan a molestar. Existen agentes que, cuando un comprador busca cierto tipo de inmueble, éstos insisten en llevarlos a ver otro tipo de propiedades o constructoras, ignorando las necesidades y requerimientos del cliente. Si bien, un asesor inmobiliario debe ofrecer y sugerir proveedores a sus clientes, en el momento en que éstos empiezan a presionarlos demasiado para aceptar esos proveedores les dan a entender que esto es para la propia conveniencia del asesor y que a éste no le importa lo que su cliente quiera, lo cual lejos de acercarlo al éxito en el negocio de bienes raíces lo llevará a ser un agente inmobiliario con mala reputación.

Atender otros asuntos en frente de ellos

Una de las acciones de un asesor inmobiliario que más molestan a un cliente es cuando están atendiendo otros asuntos en frente de ellos durante su reunión. Recuerda que tener una reunión con un cliente es para dedicarle ese tiempo y atención a él, por lo que tomar otras llamadas, escribir mensajes o atender correos electrónicos mientras estés con ellos es un gran error. Hacer esto solo es aceptable cuando se trate de ayudar a ese mismo cliente, o cuando sea sobre otra cosa que no pueda ser atendida en ningún otro momento, de no ser así, es mejor que le des al cliente la atención que requiere y así no hacer parecer que tienes otras prioridades antes que ellos.

No guiarlos con detalle

Tener falta de detalles es algo que molesta a los clientes, ya que esto se debe a que el agente no muestra la importancia que requiere. Un ejemplo de esto es cuando un asesor inmobiliario le dice a un vendedor de propiedades que los compradores simplemente no estuvieron interesados en su inmueble, sin entrar en detalle sobre qué fue lo que no les gustó de la vivienda para poder hacer un análisis y saber cómo mejorar la situación para lograr cerrar una venta. Trata de poner atención en cada detalle que pueda ayudar a guiar a tus clientes.

Demostrar falta de importancia

Los clientes también se quejan cuando se encuentran con un contrato que está escrito descuidadamente y con falta de detalle por el asesor inmobiliario, ya que éstos generan confusiones y demuestran su falta de importancia. Por esto, es importante que toda la información necesaria se encuentre detallada, que los plazos del contrato estén bien administrados y que les recuerdes cosas importantes a los clientes con tiempo de anticipación.

Demostrar que te preocupas por los detalles es lo que hará la diferencia entre un agente regular a uno excepcional. Aquellos agentes que tienen inteligencia emocional, son intuitivos, considerados, responsables y sobre todo que demuestran más importancia por el cliente que por ellos mismos, son los que tienen éxito en sus interacciones con los clientes, lo cual los convierte en un buen asesor inmobiliario y por lo tanto logran alcanzar el éxito en el negocio de bienes raíces.

Ahora que ya sabes cómo ser un buen asesor inmobiliario y ofrecer el mejor servicio a tus clientes, descubre cómo puedes captar clientes potenciales con estas 3 estrategias de marketing inmobiliario.  

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend