OPINIÓN: LA MUDANZA DE LAS SECRETARÍAS, ¿QUÉ VA A PASAR?

Antonio Hánna Grayeb

Presidente de las Américas de la Federación Internacional de Bienes Raíces (FIABCI).

El cambio de las secretarías a varias ciudades de la República Mexicana ha provocado polémica en las mesas de café y en los distintos centros sociales de nuestro país.

Respecto a este tema, he tenido la oportunidad de escuchar diversidad de opiniones, desde que es una locura, hasta que es una extraordinaria decisión.

Lo que es una realidad es que, si esta acción del gobierno federal se realiza, habrá un sinfín de factores que considerar.

En lo personal, me parece que es una muy buena propuesta, sin embargo, además de la parte inmobiliaria, se va a tener que considerar una logística que considere situaciones como las siguientes:

  • El poder adquisitivo de los funcionarios, para que sigan conservándolo o lo mejoren
  • Ciertos beneficios a favor de las familias para que estas no se rompan, ya que el esposo puede trabajar en el gobierno federal, pero quizá la esposa no y eso puede provocar divorcios
  • También en el caso de los hijos que viven con sus padres o padres que viven con sus hijos se debe evitar que exista daño familiar
  • Debería de activarse un plan de movilidad similar al que hace unas semanas lanzó Infonavit, pero ahora por parte de Fovissste

En fin, se debe de cuidar muy bien la logística detrás de este cambio.

Pero, ¿qué va a pasar dentro del mercado inmobiliario?

Se va a activar la economía de manera muy favorable por diferentes factores.

En primer lugar, el cambio de instalaciones generará la necesidad de buscar inmuebles que cubran los requerimientos específicos de cada secretaría. Desde mi punto de vista, deberían construirse edificios adaptados 100% para la mismas.

Considero que se pueden utilizar esquemas como el del gobierno de Zacatecas, donde se construyó la ciudad de gobierno y se le rentó a la administración estatal por un periodo determinado. Eso hace que el gobierno no tenga que pagar los inmuebles y destine un mayor flujo de capital a otras acciones.

En segundo lugar, los inmuebles que queden vacíos por el cambio dejarán una oferta inmobiliaria de consideración en la capital donde la demanda es más grande cada vez.

En tercer lugar, se va a abrir un mercado de compraventa y arrendamiento importante en las ciudades donde se muden las instituciones.

En cuarto lugar, los inmuebles que dejen los colaboradores de los diferentes organismos también tendrán que venderse o rentarse y eso provocará que el mercado se mueva.

En quinto lugar, tenemos las oficinas, locales, bodegas y vivienda que de manera paralela requerirán empresas o personas que le prestan servicio externo a las instituciones.

En conclusión, para el mercado inmobiliario ese cambio va a ser muy positivo debido a que se activará el sector en las entidades a donde lleguen las secretarías y también en la Ciudad de México.

Lo más importante de todo esto es que tendremos circulante de dinero y, aunque parezca que el dinero solo se traslada de un lugar a otro, los servicios alternos que se requieren para una mudanza moverán de manera muy importante la economía de nuestro país.

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.
Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend