El “efecto Tinder» al comprar una casa

Tener la opción de «deslizar a la derecha» cuando a primera vista encuentras al “match” perfecto o “deslizar a la izquierda” para descartar a los que no lo son, es algo que ha modificado también el proceso de la búsqueda de una casa.

Internet ha traído muchos beneficios a nuestra vida diaria, entre los más importantes podemos mencionar el fácil acceso a la información, las innumerables opciones para mantenernos en contacto con nuestra familia y amigos, además de los infinitos videos graciosos de mascotas. El sector inmobiliario es una industria que se ha adaptado con rapidez y ha construido una importante presencia en línea; agencias, compradores y vendedores están utilizando esta herramienta como principal medio de promoción, búsqueda y comparación de propiedades. Sin embargo, aún en línea existen fenómenos que pueden influenciar negativamente la forma en que los compradores se relacionan con los bienes raíces.

El Efecto Tinder

La aparición del “desliza a la derecha para hacer un match” o “deslizar a la izquierda para rechazarlo” basándote únicamente en un primer vistazo (que solo te toma una fracción de segundos), ha creado un entorno en donde los compradores pasan por alto importantes e intangibles características que solo pueden apreciarse cuando se visita personalmente una propiedad o, lo que es lo mismo, cuando acudes a tu “primera cita”. Debes tener presente que utilizar esta estrategia cuando se trata de encontrar la propiedad ideal no te conducirá a un buen resultado.

Sin embargo, los clientes la utilizan en todo momento: ya sea mientras están sentados en el sofá, viajando en el autobús o esperando una cita de trabajo su búsqueda no para, limitándose a medios online, tratando de identificar qué propiedad se adapta a sus términos de búsqueda e inmediatamente descartando aquellas propiedades que no se ajustan al equivalente inmobiliario del prospecto «alto, bronceado y guapo» o «rubio, ojos azules y gran sonrisa».  Deslizas a la izquierda y ¡se ha ido!

Efecto Tinder en tus listados

A pesar de que, actualmente, los listados incluyen innumerables fotografías, planos e incluso videos, una pequeña pantalla ofrece a una visión muy limitada de lo que en realidad es una propiedad. Y aunque sabemos que nuestro tiempo es valioso y que los compradores pueden argumentar el no disponer del tiempo suficiente como para ir a recorrer la ciudad y las propiedades personalmente, debes transmitirles el mensaje de la importancia de su visita, de lo contrario, estarán dejando que una interfaz digital prediseñada y programada tome una de las decisiones más importantes de su vida por ellos.

Al igual que Tinder, los compradores pueden pensar: «sabré que es la casa indicada cuando lo vea”, pero una casa es mucho más que una selección de habitaciones bien fotografiadas. Cuando un cliente visita una propiedad personalmente tienen la oportunidad de reconocer la única y peculiar vibra del lugar. Cada casa tiene «una personalidad” y la única forma de conocerla es ¡visitándola!

Además, podrá saber cuál es la relación con los vecinos, ubicar los desarrollos cercanos, qué tan lejos se encuentra de la escuela de la zona, del parque, del café y de la parada de autobús. Y lo más importante, los compradores pueden hablar directamente con el agente inmobiliario que, incluso con una conversación de cinco minutos, le hará obtener más información sobre la casa que lo que pueden descubrir en una interminable búsqueda a través de internet. Es un viejo refrán, pero sigue siendo tan cierto como lo fue en el siglo XIX: no juzgues un libro por su portada, especialmente en un mercado cambiante, como el medio inmobiliario.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend