Errores comunes que comenten los nuevos agentes inmobiliarios

Finalmente, después de tomar la firme decisión de incursionar en el mundo inmobiliario, estás listo para salir y conquistar el mundo. Sin embargo, antes de iniciar la aventura, debes asegurarte de tener una visión realista de lo que implica tu nuevo rol como propietario de un negocio (y no la de un empleado). Sí, tu trabajo ahora consiste en vender bienes raíces, pero entre tú y esa anhelada carrera llena de éxitos se encuentra antes tu capacidad de saber presentarte a ti mismo como el agente ideal para todos esos potenciales clientes.

A pesar de tener la energía, la ambición y la visión, incluso el agente mejor intencionado puede llegar a convertirse en su peor enemigo, ya que los errores de principiante pueden poner en peligro tu credibilidad profesional. No importa si estás comenzando o tienes ya varios años de experiencia en el medio, siempre puedes beneficiarte de saber cuáles son los errores más comunes que comenten los nuevos agentes inmobiliarios y cómo prevenirlos.

No contar con un plan de negocios

La clave para el éxito de cualquier esfuerzo realizado es tener claros cuáles son sus objetivos finales y el medio inmobiliario no es la excepción. Aún más, si eres un agente inmobiliario independiente, saber qué es lo que quieres lograr es crucial para alcanzar el éxito. Te recomendamos establecer objetivos inteligentes o SMART (por su acrónimo en inglés), esto significa que deben ser: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y basados ​​en un periodo específico de tiempo. No sabrás por dónde empezar o cómo proceder si no sabes antes hacia dónde te diriges.

Tu plan de negocios también deberá incluir una estrategia de capacitación y superación personal. Aprender nuevas habilidades de manera continua será  lo que te diferencie de los demás: desarrolla aquellas habilidades innatas y las que has adquirido también, afina tu experiencia y tus habilidades para mantenerte a la vanguardia, concentrado y a la cabeza de la competencia.

No concentrarte en un nicho específico del mercado

Tú sabes qué área del mercado inmobiliario te atrae más, así que elígela y conviértete en un experto. La mayoría de los médicos y abogados no generalizan su conocimiento, sino que se enfocan aún área específica para llegar a ser los mejores ¿Por qué los agentes de bienes raíces no deberían que hacerlo también?  Una vez que tengas clara cuál es el área en que quieres especializarte (compradores primerizos de casa, clientes dedicados a realizar inversiones inmobiliarias, compradores de condominios, etcétera), deberás investigar cuál es el camino que te convertirá  en el experto que quieres ser y establecer tus objetivos de acuerdo a eso.

No llevar un registro estricto de gastos

Puede resultar obvia la necesidad de llevar un cuidadoso registro de todos los gastos que realices, pero te sorprendería conocer la poca frecuencia con la que esto se hace. Recuerda toda cuenta, aquel café con un potencial cliente, las tarifas extra a pagar por exceso de uso de datos en tu celular, entre otros. De lo contrario, lo único que sabrás es que el dinero presupuestado para tu mes simplemente ha desaparecido. Ser capaz de rendirte cuentas a ti mismo, centavo a centavo (sí, cada uno cuenta), te dejará ver que tan bien (o no tan bien) estás llevando tus negocios y en qué necesitas trabajar para sobrevivir durante los primeros meses de esta aventura.

Quedarte sin fondos

Hablando de tu presupuesto, también necesitas tener bien claro cómo es que lo financiarás. Debes establecer y seguir un plan financiero tanto para gastos profesionales, como para gastos  personales. En esta nueva etapa de tu carrera, cada detalle puede ayudar a autopromocionarte, por lo que resultará conveniente anotar todos los gastos que realices (como gasolina y suministros de oficina por ejemplo) y luego anota cada nuevo gasto que se agregue a medida que comiences la venta de los inmuebles, incluidos la suscripción a grupos inmobiliarios profesionales, marketing, obsequios para clientes, cuotas administrativas, etcétera.

De igual forma, deberás anticipar que no recibirás ingresos durante los primeros 60 a 90 días luego de haber iniciado tu negocio, por lo que será ideal que cuentes con una reserva de tres meses tanto para gastos personales, como profesionales.

Sabemos que adoptar las medidas necesarias para evitar estos errores -al igual que cualquier buen hábito-, puede tomarte un tiempo, pero hacerlo impactará enormemente tu papel como agente inmobiliario, tu carrera y el liderazgo que puedes alcanzar en el medio.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend