Cómo te ayuda el estoicismo a sobrellevar los altibajos en los bienes raíces – Parte 1

El negocio de los bienes raíces está repleto de altibajos, incluso tal vez más que cualquier otro tipo de negocio. Estos impredecibles y constantes cambios pueden causar importantes niveles de tensión en el día a día de los agentes inmobiliarios. El adecuado manejo de ese estrés es de suma importancia, no solo para tu propia salud y felicidad, sino también para el éxito de tu negocio.

Aunque existen muchas teorías sobre cómo abordar y controlar el estrés que incluyen ejercicio físico, meditación y numerosas técnicas descritas en la literatura popular o especializada, existe también una herramienta que no recibe la atención que merece, de hecho, más que una herramienta, se trata de una forma de vida, de una filosofía: el estoicismo.

El estoicismo es una antigua filosofía griega que últimamente ha tenido un resurgimiento y por buenas razones, especialmente si tenemos en cuenta los niveles de ansiedad, angustia y depresión que padecemos en nuestra sociedad actual. Esta corriente filosófica fue fundada por Zeno de Citium en el siglo III a.C. y ha sido practicada a través de los tiempos por toda clase de personas, desde campesinos hasta príncipes.

El estoicismo no es una filosofía complicada, en realidad es todo lo contrario: evita lo complicado para enfocarse en la practicidad y la acción, superando obstáculos y aceptando el mundo tal cual es, cuando este no puede ser alterado.

Los principios básicos que lo rigen pueden ser de gran utilidad para los agentes inmobiliarios, así como para otras personas que laboran en la estresante y llena de altibajos área de ventas. Te invitamos a adoptar alguno de los principios de esta filosofía y disfrutar de sus beneficios. A continuación, enlistamos tres de ellos:

Practica la pobreza

Los bienes raíces son famosos por los extremos a los que te puede conducir: unos días te dará una abundancia descomunal y otros días traerá carencia sin precedentes. El mercado fluctúa todo el tiempo, al igual que tus ingresos: es posible que cierres un excelente trato y luego de eso pasen meses sin que aparezca un cliente.

Esta es una forma increíblemente estresante de vivir, pero el estrés no radica en los inevitables altibajos, sino en nuestra incapacidad para conservar el control cuando estamos atravesando por un periodo de dificultades, y la dificultad que enfrentamos para mantenernos con una mentalidad estable y adecuada.

Piénsalo, si eres capaz de economizar cuando tus ventas son bajas y por lo tanto tu fuente de ingresos es reducida, entonces también tienes la capacidad de economizar cuando tus ventas e ingresos sean elevados. Si te descubres a ti mismo comprando ropa nueva (que no necesitas realmente), viajando más y viviendo de una forma diferente cuando tu situación económica es favorable, entonces deberías considerar “la práctica de pobreza”, es decir, vivir de forma humilde, aunque no tengas necesidad de hacerlo. Esto tendrá dos efectos:

  1. Te preparará para vivir con bajos recursos, si es que alguna vez tienes que hacerlo.
  2. Prepara tu mente para que cuando ocurra la desgracia, cuando el mercado esté bajo y lento durante un periodo prolongado de tiempo, no sufras las tensiones mentales que conlleva un cambio de estilo de vida, porque nada habrá cambiado más que tus ingresos.

¿Te animas a practicarlo? En la segunda parte de esta nota hablaremos sobre otros dos principios que pueden ayudarte a adoptar una nueva y más satisfactoria perspectiva de tu ejercicio como agente inmobiliario.

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend