Por qué debemos prestar atención al trabajo con clientes de la tercera edad

El número de propietarios de inmuebles de la tercera edad aumenta y, entre otras complicaciones propias de la edad, muchos de ellos tienen problemas de memoria. Debido a eso, es importante discutir cómo trabajar con ellos de forma ética.

Los adultos mayores en nuestra sociedad tienen derechos incluso si su memoria está deteriorada, y ahí es donde las cosas pueden volverse peligrosas. ¿Se deben firmar contratos con ellos?

Hay adultos de la tercera edad que no tienen problemas de memoria ni mucho menos, pero sus hijos buscan persuadirlos para que vendan sus propiedades. No toma mucho tiempo darse cuenta que el propietario no quiere venderla y que sus hijos le presionan para que lo haga.

¿Es correcto firmar un contrato con ellos sólo porque es lo que sus hijos quieren?

Como adultos tenemos el derecho de envejecer en el lugar de nuestra elección, incluso tenemos el derecho de equivocarnos en esa decisión. Esas decisiones pueden provocar que una persona de la tercera edad sufra una caída emocional, lo que puede desembocar en pérdida de independencia e incluso la muerte.

El otro lado de la transacción

No hay ninguna regla que diga que las personas con Alzheimer no pueden formar parte de un contrato. De hecho, en la etapa temprana de la enfermedad, una persona puede ser completamente competente para formar parte de un contrato, pero también puede ser tremendamente influenciable.

Parece algo incorrecto hacer un contrato con alguien que tenga alguna enfermedad que afecte su juicio, que cause confusión y que afecte su vida diaria, pero sí llega a suceder.

Los asesores inmobiliarios aprenden a hacer llamadas en frío, así como buscar y seguir clientes potenciales. Para crear tratos y tener ventas.  Los asesores inmobiliarios buscan cerrar contratos.

A veces, los asesores inmobiliarios pueden pensar que están ayudando cuando en realidad no lo hacen.

Hacer fraudes a personas de la tercera edad vulnerables

Sabemos que las personas de la tercera edad son blancos para fraudes. Sobre todo, aquellos que tienen alguna afectación de la memoria o el juicio. Aunque los agentes de bienes raíces están sujetos a un estándar más alto, no hay nada en el código de ética que diga que es incorrecto convencer a alguien con demencia para que compre o venda una propiedad. De hecho, probablemente está fuera de su área profesional poder determinar que una persona es incompetente para decidir.

Las generaciones más viejas poseen muchas propiedades, y el número de adultos en sus 80 años crece constantemente. Las personas viven más tiempo ahora y se quedan más tiempo en sus casas.

Es importante que se hable de cómo trabajar con personas que tienen demencia. Necesitamos asegurarnos que sean tratados de la misma manera en la que queremos que nuestros padres sean tratados en una transacción de bienes raíces.

Todos deben saber cómo detectar el abuso y la explotación de las personas mayores y saber a quién llamar. Las personas con demencia pueden ser susceptibles a la influencia de su familia o incluso de un agente de bienes raíces que busca hacer una venta rápida. ¿Qué sucede con las personas con Alzheimer que no tienen cónyuges o hijos adultos o alguna familia?

 

Artículo anteriorArtículo siguiente

Log in

You’ll be automatically logged in 5 seconds.

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Close
of

Processing files…

Send this to a friend